Sobre el Casino

Pepe Carracao

Corroboro el carácter privado del casino, compuesto por socios fundadores y socios numerarios. El Padre Almandoz, colaboró en su inicio, al menos en la consecución del local, no olvidemos que era Centro Parroquial, Recreativo y Cultural de Villajovita. Gran parte del vecindario era socio. Su primer Presidente: José Pendás. Muy dinámico e imaginativo, para su tiempo. Se rodeo siempre de una Junta Directiva muy activa.

Se organizaban: Fiestas de Fin de Año, Teatro (Alfonso “el Guardia” era el Director, otro Policía Municipal, vecino de Varea, era un elemento muy activo. Gregorio Basurco y su tía Pepita dibujaban los personajes que representaban, sus actuaciones eran aplaudidas a rabiar. Es Gregorio a quien se refiere Maribel cuando habla del actor de Sangre GordaAntonio “el Pichi”, por cierto, muchos años desempeñando labores de Secretario, era otro gran actor; también Carlos Luna…), disponíamos de una caseta (balneario) en la Playa de Basurco, las duchas y los tintitos, se agradecían mucho después del baño, campeonatos de ajedrez, la sociedad contaba con magníficos ajedrecistas (D. José AcostaPepito AcostaMemínJ. Mosteiryn, por cierto se inició allí y llegó a ser un extraordinario ajedrecista, Antoñito Porras, que consiguió hacer tablas a Arturo Pomar, y el mejor de todos: un servidor de Vd. y picapedrero, no es broma, fui jugador Preferente, galardón ganado a pulso en un campeonato ceutí. El Presidente de la Federación de Ajedrez de Ceuta, creo que Miguel Martín, aunque lo tendría que comprobar, vivió en Villajovita, se hizo socio y fue él, junto con D. José Acosta, y Antonio “el Pichi”, otro magnífico ajedrecista, que no me hubiera perdonado olvidar, quienes organizaron esa simultánea. Recuerdo que yo tenía diarreas y mi padre me dio un poquito de Ginebra; funcionó, pero perdí con Arturo Pomar.

Organizaban cabalgatas de Reyes, se entregaban juguetes por SSMM en el salón. Visionábamos en multitud, las corridas del “Cordobés” y los domingos los partidos de fútbol.

Estoy seguro que participaría en los atracos a las maquinitas, pero nunca fui muy hábil, así que yo sería de los que tapaba al que metiera el fleje o el alambre.

Yo subía a un apartado donde se jugaba al dominó en todas sus variedades, (pínfano, chamelo, garrafina…) de la que fui nº 1, junto con el PichiAlberto “el carnicero”, sus hermanos Dionisio y Paco, “el nene y el chacho eran muy malos, siempre andaban regañándose uno a otro), al tute subastado, en este juego compartí podium con Ramón Galindo, Alfonso “el Guardia y un Sr. al que le decíamos el maño. Eran extraordinarios jugadores, y tened en cuenta que sin tener la edad para poder subir, era al único que dejaban porque reconocían que como mínimo yo estaba a sus alturas.

El ambigú fue regentado por muchos, (hasta yo lo tuve a mi cargo, aunque sólo días, por colaborar, había a quienes le gustaba que el café se lo hiciese yo, creo que me salía bueno) Antonio Porras (padre) fue emblemático en este menester, un magnífico barman y cocinero, creo que de ahí le vendrá la afición a Antoñito.

Era muy usual, los domingos llenar las familias el casino para tapear y los más jóvenes visitarlo por las tardes. Siempre fue un lugar de muy buenas tapas.

Mi crítica: existió siempre en todas las Directivas, un sentimiento excesivamente patrimonialista del casino, siendo extraordinariamente rigurosos en muchas ocasiones con los permisos para entrar a tomar copas, festejos, etc.

Ah, se me olvidaba, se elegían Miss Villajovita, mi hermana Feni lo fue una vez. Mi cuñado Andrés mantuvo el testigo del casino hasta el último momento y mi cuñado Alfredo, fue Presidente en una etapa.

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: