Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Ocurrió en la escuela de Paco Canto

Miguel Ángel lópez Moreno, Milan

Ocurrió en la escuela de Paco Canto, que no se andaba con remilgos a la hora de corregir a los niños malos y no tan malos. Yo, debo decirlo, escapé siempre bastante bien… pero esa vez estuve a puntito de recibir una «corrección». A Jesús Damián y servidor nos había tocado un lápiz que regalaban con un paquete de detergente… yo llevé el mío al cole, y Jesús se dejó el suyo en casa. Cuando llegamos al cole y vio el mío pensó (y estuvo convencido de) que se lo había sisado y me lo pidió. ¡Ni hablar, chico, esto es mío! Entonces pidió justicia al maestro. Y menos mal que a mi me respetaba más o menos y no me creyó capaz de quitarle por la cara un lápiz… Al final, después de mucho discutir y apelar a mi bondad absoluta, nos hizo ir a cada uno a su casa a buscar el puñetero y disputado lápiz que faltaba… Y apareció Jesús Damián con el suyo. Escapé del bofetón por los pelos y quedé exonerado de toda culpa… si eso llega a pasar con el Tobalo o con el Canilla acaban calentitos

A %d blogueros les gusta esto: