La perrita Lis y la garrapata

José Carlos Varea

Voy a contar una pequeña anécdota que ocurrió con la perra Lis. En esa época éramos Scouts. Estuvimos en una acampada precisamente la noche que cantaba Massiel en Eurovisión. El caso es que estábamos doce metidos en una tienda (tiendas del ejércitos dejadas por el padre del Bicho) escuchando la canción, la perra también, …lo que ocurrió es que a una persona (no digo nombre) , se le adhirió una garrapata entre las piernas, usease entre huevo e ingles. Intentamos quitársela con un cuchillo de monte o quemándola…; el caso fue peliagudo para el que la tenía (pero lo conseguimos). Guillermo también estaba, por cierto querían echarlo a dormir al raso por lo que roncaba… maldades mías.

Ahora que lo dices recuerdo lo de la garrapata y si era un chico moreno, debía de ser uno que procedía de Algeciras, no recuerdo el nombre pero si que contaba chistes continuamente, que tenia la voz muy grave y que se ponía muy serio al contarlos, quizás Guillermo se acuerde del nombre, tenía pelo bastante largo.

Luis Hernández de Loma

Lo de la garrapata fue la leche. Allí todo el mundo hurgando y la garrapata que no salía. ¡Marditos helechos! Creo que también estaba Antonio G. Picaso; era el más responsable y el que ponía un poquito de seriedad al temita. El chaval era de La Línea y sobrino de un cura, quizás del que luego fue vicario. Si, así, Sevilla o Segovia. El incidente tuvo lugar en las inmediaciones del Fuerte de Aranguren.

Guillermo Sánchez, Memín

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: