Exposición 2008

Preparativos
Acto inaugural
Previo al acto inaugural
Posterior al acto inaugural
Cena-Encuentro

Por cuanto estoy leyendo en el foro, creo que llego un poco tarde para expresar mi opinión de aquella fecha tan señalada pero esta maldita máquina la tenía en la UCI y me la han devuelto hoy en muy buenas condiciones, por ahora.

¡ME SUPERÓ! Quería, desde el primer día que llegué a Cartagena expresaros y agradeceros la enorme felicidad que derroché por los cuatro costados (así, en plan bruto, son palabras de mi mujer). No soy el primero y me satisface cuantas muestras de cariño he leído para los que hicisteis posible algo inimaginable para la mayoría. Si mi texto llega tarde me ha dado la oportunidad de terminar de leerme el libro y ampliar esa satisfacción al recordar unos momentos que creía ya olvidados.

Me comentaron antes de llegar que sería muy fuerte, indescriptible y que debía serlo yo también porque no es fácil encontrarte en una situación que ni imaginas; ver amigos (porque todos son amigos para mí, con mayor o menor trato) que ha veces te preguntabas donde estarían y que pensabas en no volverlos a ver porque el destino así lo tiene señalado y de pronto todo cambia radicalmente.

Para mí ya empezó todo a iniciarse en Algeciras con los hermanos Sanz de Galdeano, no los tenía localizados en mi mente pero ya el coranzoncito empezaba a situarse en posición de alerta. Unas horas mas tarde el Puente Cristo se iluminó con una maravilla caballa-catalana que reconocí a primera vista (ahí ya empecé a notar que no era tan fuerte como me había preparado). Las emociones empezaban a surgir y el día era muy largo, estaba deseando que llegara la tarde y a la vez que el día no acabara.

Pero llegó, jopé si llegó; eso es insuperable. Jamás he llorado tanto en mi vida, jamás he sentido tantas emociones juntas, jamás he visto tantas caras llenas de satisfacción y alegría, jamás he visto a mi mujer llorando conmigo, al ver la felicidad que “derrochaba por los cuatro costados”, jamás he visto lo que vi esa tarde-noche en Ceuta, jamás pensé que ese “aprendiz de físico” y ese pequeñajo (todo ello con cariño) que vivía frente a mi casa y luego marchó a Málaga pudieran darme tremenda alegría.

Pero hubo un fallo, fallo mío: ME FALTÓ TIEMPO. Quería abrazar a todos los conocidos, quería recordar con ellos todo cuanto creía olvidado, quería charlar más con J.C. Varea, Milan, Aquilino y Maribel saludar a sus padres (no se acordarían pero yo si de ellos), Pepito Lorente, Amador (y nuestro equipo), Carracao, Tobalo, Mané, Antonio, Mariquita, las hermanas Sentís, etc. lo quería todo para mi, pero ME FALTÓ TIEMPO y el que tenía lo gasté entre lágrimas y abrazos. Abrazos ya no tengo pero lágrimas,¡jopé si esto fuera papel!.

Desde aquí gracias a todos los que habéis logrado esta maravilla de encuentro, los que habéis conseguido que las mayores lagrimas fueran al ver a mi amigo Morant (pensaba que nunca lo vería). Gracias a todos y un abrazo muy grande, ya sin lloreteo, a la familia Mora.

Os quiero a todos.

[Mateo Porto Vilar]

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: