Elaboración de dulces navideños

Mª Ángeles Gómez Picaso, Mariquita

Mi recuerdo de estas fechas, al igual que el vuestro, es también el de la elaboración de los pestiños, roscos, cortadillos, que mi madre preparaba con la ayuda inestimable del niño de sus ojos, mi hermano Antonio. Mané y yo solíamos enredar un poco pidiendo sobra de la pasta para hacer figuritas.

Tengo otro recuerdo más y es que un mes antes de las fiestas de Navidad, mi madre solía comprar una gallina, un pollo o dos y un conejo vivos. Los alimentábamos y jugábamos con ellos hasta que llegaba el día fatídico en que había que retorcerles el cuello (es un decir); creo que más bien se los cortaban a los pobres. Y ya me teníais a mí con la lloradera de mamá por qué los matas. Mi vieja vio el cielo abierto cuando empezaron a vender estas aves congeladas, sobre todo el pollo. Se acabó el martirio. Pero no sabían igual.

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: