¡Chocolón!

Apéndice a las Crónicas de Villajovita
Pepe Carracao y Pepe Acosta en el Foro

21 de Junio de 2007, Pepe Carracao comenta:
…me vino a la mente cuando jugábamos al hoyo, teníamos que colar en él, rubias (las antiguas pesetas), perras gordas o chicas, las monedas de dos reales, algunos hasta las de diez reales (2,50 ptas, para los más modernos), aunque los más lo que hacíamos era aplastar las chapas de los refrescos y ellas eran las que utilizábamos, eso sí perderlas nos daba tanto escozor como si de las rubias se trataran, porque las recogíamos en la espalda de la fábrica de Weill, entre montañas de cristales de botellas rotas y luego con mucho cuidado, martillo o piedra adecuada, a aplastarlas convenientemente, era casi un arte.

Lo de “chocolón“, creo que lo utilizábamos cuando con mucho tino introducíamos (los había verdaderos especialistas, “el talega”, “el pito”, por señalar sólo dos) de una sola vez todas la monedas o las chapas en el agujerito (también había verdaderos especialistas en hacerlos, porque no debían tener mucho más diámetro del de las monedas o de las chapas, parea evidentemnete hacer más difícil en introducirlas). Entonces creo recordar que utilizábamos la expresión “¡toma ya! ¡menudo chocolón!”. ¿Recuerda alguien, probablemente Pepito Acosta, si lo de chocolón lo utilizábamos para definir alguna otra situación?”

Le contesta Pepito Acosta, el 22 Jun:
Efectivamente “Chocolón” o romper el “joyo”, consistía en introducir más de diez, normalmente monedas, de una sola vez; y se hacía desde pequeña distancia. Tanto tú como yo decidíamos tirar de una en una desde distancia lejana pues no fuimos especialistas en los “Chocolones”. Sobre si tenía otro significado no sé si va con segundas. Me extraña que no lo recuerdes, “chocolón” y “arboncho” era preguntas que hacíamos a hermanos pequeños sobre sus hermanas mayores. ¿Recuerdas ahora?

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: